Hazme cariñitos!!

miércoles, 21 de octubre de 2009

Un camino recorrido y un sendero que se bifurca

Amigos,

Os contaré una historia, pero me gustaría que la leyérais con la banda sonora que he escogido para ella. Espero que os guste, porque a mí me apetecía contarla.



En estas semanas he visto que el camino que andaba no recorría el trayecto que yo necesitaba y aunque me gustaba el paisaje, una no puede seguir andando indefinidamente por un sendero que sabe positivamente que no le lleva a donde quiere, por muy cómoda que sea la arena que lo forma y que esté cubierto de sombra.

Muchas sendas había ido encontrándome a lo largo del camino y sin embargo no me veía cogiendo ninguna, pues todas tenían la entrada cubierta de maleza, tampoco parecían llevar a donde yo quería, y después de todo, el camino que ya recorría era conocido y la compañía, agradable.

Sin embargo llega un momento en que desde lo alto y antes de dar por superada una cuesta, ves más allá de lo que el horizonte normalmente te permite ver en llano y lo ves claro: el camino sigue adelante, suave y agradable, pero no lleva a donde queremos. Es el momento de tomar otro camino que recorra el trayecto que buscamos andar.

Y comienzas la cuesta abajo... y justo entonces, como si hubiera oído tus pensamientos, aparece un sendero. Tiene también la entrada llena de maleza, aunque ésta es diferente que la de los anteriores. La anterior la formaban el miedo a la novedad, la costumbre, el conformismo... y sin embargo la maleza de este sendero nuevo era más frondosa: tenía los matojos habituales, pero además había otros, que se alimentaban del miedo a mí misma, del miedo a que las plantas que había a los lados me clavasen sus espinas y de la inseguridad de perderme. Pero una cosa estaba clara: el sendero estaba ahí y llevaba directamente a donde yo quería ir, y aunque tenía la arena más áspera y no estaba cubierto de sombra, también era más firme y el sol que lo bañaba era tremendamente brillante, pero no abrasador.

Definitivamente, quería andar ese sendero. Probablemente quería andarlo desde que empecé a caminar, pero para llegar a él había que recorrer una parte del trayecto por el otro camino. Y no me arrepiento de haberlo hecho. Realmente me gustó y lo necesitaba, sobre todo al principio. Pero luego mis piernas se hicieron más fuertes y a medida que avanzaba en el recorrido, necesitaban más desnivel para poder sentir que mi corazón se aceleraba. Y era un camino precioso, pero demasiado llano para mí.


Así que me armé de valor, aparté la maleza como pude (aún sigo apartándola) arañándome los brazos, y me adentré en el sendero. Éste empezó con muchas cuestas arriba y abajo, como una montaña rusa. Me costó no caerme por los laterales, pero puse esfuerzo en no hacerlo. Pronto noté que había alguien más recorriendo el mismo sendero, alguien que iba unos pasos por delante de mí y de alguna manera me iba indicando con sus huellas cual era la mejor forma de no perderme entre tanta maleza. Aumenté el ritmo para tratar de alcanzarlo y después de unas cuestas más, allí estaba.

Un elfo explorador, orgulloso pero decididamente cercano y afable, deseoso de compartir sus conocimientos, de curar las heridas que hacen las espinas del camino y de tener compañia en el sendero. Se presentó como Mithur, el fuego gris. Y yo dije que era Isilwen, pero no tuve que presentarme, pues además de explorador de senderos, el elfo parecía ser capaz de conocer los secretos de quienes toman un camino así. Probablemente no fue solo la raza en común la que nos hizo conectar, sino el deseo de recorrer ese sendero con alguien a nuestro lado que quisiera llegar al mismo lugar.

Y en eso estamos, caminando a la par, uno al lado del otro, oteando el horizonte.


8 comentarios:

Anónimo dijo...

Suerte en tu nuevo camino...


D.r.D

Anónimo dijo...

En la vida hay millones de caminos y por lo tanto elecciones que tomar. Los miedos nos hacen perdernos muchos de esos caminos. Enhorabuena por superar tus temores y adentrarte en esa senda.

Aunque yo sea enano sabes que tendrás mi fuerte apoyo y mi determinación de tu parte.

Que os vaya muy bien.

Firmado: Matsu

Joule dijo...

Poco que decir... sabes que los humanos no somos la mejor de las razas. Y no entendemos las decisiones de los Primeros Nacidos o de la Antigua Raza de los Enanos.

Sabes que eres una gran amiga para mi, y que estoy, lejos, pero estoy... al igual que espero que tu me sirvas de guia con esta experiencia para cuando yo decida internarme en algún sendero fuera de mi triste senda.

Txema dijo...

No se que mola mas, si la historia o leerla con los Luar Na Lubre

Sergi García dijo...

Oye !!! Felicidades elfita de parte de un hobbit !!!!!

HenarHS dijo...

Por fín, ya entiendo algunas cosas!!
jajaja, qué torpe...si hubiese leido esto antes....
Me alegra mucho verte feliz

Feliz cumpleaños, a empezar este nuevo año de tu vida con la mayor ilusión posible

Un besito grande, muaaacccc

la otra Henar ;) y olé!

Jezabella dijo...

He estado unos dias pochita y no me he puesto a leer blogs ni flogs ni nada hasta ayer tarde. Me ha parecido un texto precioso y coincido con el Txema en que oirlo con Luar na lubre ha sido todo un acierto. Sois elfos, ambos, y los caminos se bifurcan, se retuercen, incluso pueden perderse durante un tramo pero finalmente terminan llevando a un destino y el vuestro era ese, me alegra muchisimo ver como te inspira esta nueva etapa. Un besazo mi elfa!! y muchas felicidades de nuevo! ^_^

Jokin dijo...

Bonita metáfora :)