Hazme cariñitos!!

viernes, 2 de septiembre de 2011

La otra versión de la realidad educativa


Saludos, lunáticos!!

Dedico esta entrada a mis compañeros profesores y maestros, cuya labor sigue muchas veces sin reconocerse al nivel que se merece. Aviso ya que es un tochaco digno de Arthegarn El Peregrino, salvando las distancias temáticas y de forma, claro está. Adelante, si te atreves...


Yo es que me indigno...

En las últimas semanas están saliendo bastantes noticias que tienen que ver con el campo laboral al que me dedico: la educación secundaria. Y aunque no veo la televisión (tenemos la antena desenchufada) ni leo periódicos, sí que cuando algo me afecta, leo prensa por internet. Entre eso y los comentarios que me llegan vía redes sociales (facebook, google+) y charlas con amigos, veo que en general la opinión pública está bastante alejada de la realidad educativa. Por dos motivos principalmente:

1. Desconocimiento: en general, la gente piensa que los profesores solo "trabajan" en el momento en el que están con un grupo de alumnos delante de ellos.

2. Envidia: con la actual situación del país, se agrava el pésimo sentimiento español de "si a mí me va mal, quiero que al de al lado le vaya peor o igual".

Bien, ahora daré mi versión respecto a ambos:

1. Si un periodista tiene un programa semanal de radio que dura 1 hora en antena... ¿eso significa que sólo trabaja 1 hora a la semana? creo que ese PROFESIONAL*, tendrá que pensar qué tema va a tratar en el programa, a qué contertulios va a llamar (si es que lo hace), contactar con ellos, preparar las entrevistas (si las hubiera), y por supuesto, elaborar un guión del programa para que no tenga que improvisar o se le vaya de las manos si los invitados deciden comenzar un debate.

*entendiendo por profesional, alguien que haga bien su trabajo y cumpla con la ley en lo que a su empleo se refiere, si es que la hay...

Pues bien, en el caso de un profesor, cada hora que da de clase con alumnos (en adelante, lectiva) implica:

- preparación del tema a dar: lectura, selección de textos, elaboración de materiales escritos, audiovisuales, prácticos... Muchas veces lo que quieres dar no está completo en el libro de texto (si es que tu asignatura lo tiene), o consideras que deben conocer un autor/obra distinta... o viene explicado de una forma que no te gusta o crees que no van a entender. Eso implica que tienes que elaborar tus propios apuntes o powerpoint, o seleccionar vídeos didácticos o de ejemplos explicativos en youtube o programas educativos. En mi caso (y en muchos otros que conozco), además, han creado una página web/blog para sus alumnos, lo cual lleva también un tiempo de mantenimiento y actualización.
- adaptación de dicho tema a la realidad del aula: no es lo mismo un grupo que otro, especialmente si hay alumnos con retraso de aprendizaje, que no entienden el idioma, con problemas de conducta o que tienen altas capacidades... tienes que elaborar un material más personalizado para ese alumno concreto, porque si no no se va a enterar de nada, o solicita más información o ampliación de la materia.
- adaptación de dicho tema a los recursos de que dispone: de materiales y espacios, principalmente, ya que si tengo que dar una clase práctica de laboratorio (o en mi caso, de... condición física, fútbol o expresión corporal), pero a esa misma hora mi compañero de departamento también tiene clase con otro grupo y a a utilizar el mismo espacio o material, tenemos que adaptarnos y modificar la clase o compartir espacios
- elaborar estrategias de aprendizaje y logística de la clase: cómo voy a hacer para que los 30 alumnos que tengo en clase puedan hacer la misma práctica si solo tengo material para 8, y que el resto no se maten, molesten ni rompan nada mientras tanto.
- conocer y atender a los alumnos que tengo en ese grupo: esto incluye llamar a los padres para hacer el seguimiento del chaval, utilizar recreos o quedarse después de la última hora para atender dudas o dejar más tiempo para que hagan el examen correspondiente, o tratar los problemas de disciplina que existan. En mi caso además, contesto dudas por email y llevo un blog de mi asignatura.
- labores de corrección: corregir trabajos, ejercicios, exámenes... en mi experiencia, un examen teórico de mi asignatura (que los diseño para que tengan una corrección fácil), me lleva una media de 4 minutos por alumno, lo cual en un grupo de 30 matemáticamente supone 2 horas de corregir sin levantarme de la silla ni a por un vaso de agua. En trabajos es más tiempo, ya que el texto a leer es mayor, y normalmente se comenta cada epígrafe en la corrección. En ejercicios, es más variable.

Como véis, realmente una hora de clase da bastante trabajo (si se hace bien, claro, pero es que estamos hablando de profesionales). A esto hay que sumar cosas más generales no propias de un solo grupo de alumnos, sino genéricas de la labor educativa: reuniones de departamento (1 semanal), hora de visita para padres (1 semanal), preparar actividades extraescolares y complementarias del departamento (excursiones o días temáticos en el centro), tutorías (si es que eres tutor), guardias... Vamos, que por ley un profesor tiene una jornada de 37,5 semanales, de las cuales (hasta ahora) 18 son lectivas y el resto, para todo lo demás que he expuesto aquí, se hagan en el centro o en casa. Lo que pasa es que la gente se queda con que tenemos un horario cojonudo, pero de las horas que le echamos en el despacho o en casa, no dicen nada, porque no se ven.

Si damos 20 horas lectivas en lugar de 18, tenemos 2 horas menos de jornada semanal en la que hacer todo lo anterior, teniendo más alumnos cada uno y más clases que preparar. Consecuencia directa: la calidad de la educación bajará todavía más.

2. En España somos muy dados a machacar al funcionariado como "que no trabajan" o que "como tienen un puesto fijo, no veas como viven". En el caso de los profesores y maestros, esto se agrava con el "tienen tres meses de vacaciones". Mi respuesta ante todas estas acusaciones infundadas, siempre es esta: HAZTE FUNCIONARIO. Es muy fácil señalar con el dedo y decir "que bien vivís los funcionarios". Sencillo: estudia y saca una oposición. Es el puesto de trabajo de más libre acceso que hay: cualquiera puede serlo si demuestra tener los conocimientos necesarios y es capaz de superar la prueba correspondiente.


Y respecto al tema que me toca más de cerca que son los "3 meses de vacaciones", corrección. Aunque los chavales empiezan las clases alrededor del 14 de septiembre, nuestro trabajo va desde el 1 de Septiembre (exámenes de recuperación y preparación del nuevo curso) hasta el 30 de Junio, ambos incluidos. Y Julio es un mes que queda para: preparación del nuevo curso por parte del equipo directivo de los centros, cursos de formación, oposiciones (en las que los propios profesores y maestros hacen de tribunal -aunque ahora Espe haya decidido retrasarlas-) y en el que todo profesor que no esté implicado en estas tareas, debe estar localizable por si fuera necesario que asistiera al centro. Y una cosa en la que no piensa la mayoría. Tengo más días de vacaciones, sí, pero no puedo elegirlas. Es decir, que si me encuentro estresada o simplemente quiero hacer un viaje de placer en primavera, sencillamente NO PUEDO. Porque no puedo "cogerme vacaciones". Así que ni son tres meses, ni los elijo yo, me los da mi jefe (en este caso la consejería de educación). Y os aseguro que cuando trabajas con adolescentes, NECESITAS unas buenas vacaciones para volver a empezar con todas las ganas.


Y una vez aclarado el asunto de las "2 horas", quiero dejar claro que no nos estamos quejando por dar 2 horas más de clase, sino por el empeoramiento de la calidad de la educación y de las condiciones laborales debido a otra serie de recortes y medidas que se están dando en los centros desde hace ya dos cursos.

En mi centro de este año, ya hubo 5 profesores menos que el curso anterior, y el que "empieza" habrá 9 menos (entre los que me incluyo): esto hacen 14 profesores menos en 2 años (en un centro que solía tener 50 profesores), cuando la matriculación de alumnos ha vuelto a aumentar. Ha habido una profesora CON DESTINO DEFINITIVO en el centro que ha sido desplazada. Esto significa que una funcionaria que ya sacó su plaza, que tuvo que esperar entre 2 y 15 años (según la especialidad) para que le dieran un puesto de trabajo fijo (en el sentido de que ya va a dar clase en ese centro el resto de su vida laboral), cuando ya lo tiene, resulta que la Consejería decide que ya no es definitivo. Es como si cuando cualquier otro trabajador cuando le contrata una empresa, tiene que estar cada Septiembre reubicándose en un nuevo centro de trabajo, con nuevos compañeros, nuevos clientes y nuevos horarios (sí, cambian cada año). Y cuando después de varios años de estar así le dan por fin su puesto de trabajo definitivo (en el mismo sitio, con los mismos compañeros, los mismos jefes y los mismos clientes), por alguna razón, la empresa decide que va a empezar de nuevo a bailar de un lado para otro.


Me río yo de lo del puesto de trabajo fijo que tienen los funcionarios. Desde luego, parece que ya no es así. Porque del sueldo, ni hablemos. Que tampoco tenemos un sueldo tan alto como se creen algunos. Un profesor con plaza en propiedad y jornada completa, cobrará entre 1500 y 1800 euros netos (en función de las retenciones). Sueldo fijo, sí (si entendemos por fijo que sea realmente difícil que pierdas tu puesto de trabajo, en caso de ser funcionario de carrera), pero no en cantidad, que llevaba congelado bastante tiempo y este año sufrió una reducción del 7% (no del 5% como quisieron vender), así que echad cálculos.

Y eso, hablando de los que tienen plaza, que de los interinos (en cuya situación me encuentro)... ni hablemos. Añadid a todo lo anterior:

- no poder rechazar ningún puesto de trabajo que te ofrezcan por ningún motivo. Ya sea de lejanía o porque no te guste el barrio o porque sepas a ciencia cierta que el centro es malo, porque te borran de la lista.
- tener que dejar tu actual puesto de trabajo en cualquier otro sitio en el momento en que te citen para hacer una sustitución (aunque sean 15 días), porque si rechazas cualquierllamamiento, te borran de la lista.
- volver de vacaciones (como es mi caso) sin saber si trabajaré este año, ni dónde, ni si será a jornada completa o a media jornada, ni qué horario tendré, ni cuánto cobraré.

¿Realmente vivimos tan bien?

Y ahora, un análisis de la situación en la que realmente nos encontramos y por lo que nos quejamos:

- Cada profesor tiene que dar 20 horas lectivas en lugar de 18, con todo lo que ello implica (explicado más arriba).
- Se han reducido grupos en los centros. Es decir, que si en mi centro teníamos cuatro 1º de ESO (A, B, C, D), cuatro 2º de ESO (A, B, C, D), cuatro 3º (A, B, C y CD -diversificación) y cinco 4º (A, B, C, AD y CD -diversificación) y el bachillerato (que no recuerdo cuántos son, porque no les he dado clase), el próximo curso la consejería ha decidido que nos sobran grupos, dejándonos en cuatro 1º, tres 2º, tres 3º y cuatro 4º. Y no es por falta de alumnos, porque la matrícula es aún mayor que el curso anterior. Ya me diréis qué hacemos con los alumnos "sobrantes". Pues a repartir toca, con lo que...
- Habrá muchísimos grupos con más de 30 alumnos (cuando por ley el máximo en la ESO es 30 alumnos, 25 si hay algún alumno con necesidades educativas especiales -retraso curricular, trastornos de atención, no comprende el idioma...-). Donde además de los problemas de aprendizaje que se derivarán, los alumnos literalmente no caben en las aulas (el año pasado fui tutora de un grupo de 4º ESO de 30 alumnos y NO CABÍAN en la clase). Vamos, que se están pasando la ley por el forro.
- Falta de profesores, con lo que los grupos en los que haya alumnos con diferentes niveles tendrán que dar sus clases sin desdobles y refuerzos de ningún tipo. Ah, y sin PT (profesor de pedagogía terapéutica, antes maestros de educación especial) ni logopeda, así que los alumnos de integración (con alguna discapacidad intelectual) que se las apañen como puedan...
- No habrá tutorías lectivas, es decir, una hora semanal en la que el tutor se reúne con su grupo de alumnos para solucionar problemas de convivencia, quejas de los alumnos, tratamiento de temas transversales como sexualidad, drogas, interculturalidad... Total, que se maten entre ellos, así hacemos sitio...
- Y la jugada magistral que están empezando a hacer también: meter de forma obligada la empresa privada en la educación pública mediante el plan REFUERZA. (más información, aquí: http://fapaleganes.blogspot.com/2011/06/fete-ugt-el-nuevo-programa-refuerza-en.html, y aquí http://soypublica.wordpress.com/2011/06/01/plan-refuerza-desvio-de-fondos-publicos-a-intereses-privados/)

También recomiendo leer estos artículos en relación con el tema:


Y bueno, si has llegado hasta aquí con la suficiente comprensión lectora, considérate premiado/a con un gallifante, porque la Espe y su secuaz la Figar ya estarán planeando el siguiente paso para que los futuros madrileños no sean capaces de leer y escribir como tú lo haces y de que de la educación obligatoria salgan votantes más tontos todavía. Eso sí, gracias a la "generosidad y sentido del deber" que nos demandan en su famosa carta y con cuya crítica estoy de acuerdo (dejando claro que azules y rojos me parecen la misma mierda con diferente color).




1 comentario:

Sombrio dijo...

Auuuuuuuuhhhhhhhh
(Vulgo... que sano es tener informacion de los dos lados de la cama)